Villas de Amanyara

Las villas de Amanyara ofrecen una privacidad total y el máximo espacio en un entorno natural. Las zonas de estar de generosas proporciones y los amplios dormitorios, entre dos y seis en las distintas villas, están distribuidos en torno a una piscina infinita de color negro y un espacio para tomar el sol de madera. Varias de ellas, rodeadas de jardines y estanques de aguas cristalinas, tienen vistas al océano, mientras que otras disponen de acceso directo a la playa. Todas cuentan con servicio de anfitrión. En las de tres a seis dormitorios, los huéspedes tienen además a su disposición un chef personal.

Todas las estancias incluyen

  • Botella de champán a la llegada
  • Refrescos y bebidas sin alcohol en la habitación
  • Clases de bienestar programadas diariamente
  • Uso de todo el equipo no motorizado para deportes acuáticos
  • Esnórquel diario sin coste adicional
  • Té diario a media tarde acompañado de pastas y refrigerios en el bar